Una historia que podría ser la tuya

En septiembre del 2008, María Isabel acudió al consultorio del Dr. Manuel Martínez- Lavín, médico especialista en Reumatología, Director del Departamento de Reumatología del Instituto Nacional de Cardiología de México, profesor de Reumatología en la UNAM y miembro titular de la Academia.

El diagnóstico ¡un impacto!

La noticia fue muy impactante para María Isabel pero a la vez  fue un gran alivio también pues, pese al diagnóstico ¡al fin sabía el origen de ese dolor crónico tan terrible que la debilitaba! y que se ponía peor conforme la agenda se saturaba de viajes de trabajo y largas horas de consultoría y Coaching

Doble impacto…¿todavía hay más?

Dentro las recomendaciones médicas surge algo con lo que ella no contaba y era el hecho de que tendría que cambiar de actividad laboral debido a las intensas jornadas que, como consultora de negocios; traía consigo. En dicho campo laboral son muy comunes las desmañanadas, las desveladas, las horas de espera por vuelos retrasados, la deficiente alimentación, el estrés agobiante, el equipaje con exceso de peso debido a los materiales de los clientes, además de jornadas de 12 a 14 horas diarias, situaciones nada recomendables para una persona con fibromialgia y dolor crónico.

Proceso de duelo

Como era de esperarse, María Isabel transitó por el típico proceso de duelo que toda persona diagnosticada con alguna enfermedad que no tiene cura, tiene que pasar para superar el impacto. Las fases de esto son conocidas como la negación, el enojo, la depresión, la resistencia, la aceptación y finalmente la adaptación hecho que la llevó a generar la suficiente inspiración para compartir y acompañar a otras personas en este difícil convivir con la enfermedad. 

¿Adaptarse o inmovilizarse?

María Isabel nos comparte:

Soltar mi amada actividad laboral, además de enfrentar la vulnerabilidad que produce la enfermedad que ocasionalmente te discapacita; fue de las situaciones más difíciles con las que me he enfrentado. Llegué a la conclusión de que, si quería vivir  con calidad, debía considerar el cambio de actividad por mucho que me resistiera. Era inmovilizarse o adaptarse. No había otra opción. No sólo estaba el hecho de enfrentar el nuevo diagnóstico, sino cambiar de fuente de ingresos y dejar de hacer lo que más me gustaba. Por otro lado, la idea de tomar pastillas me ponía verde, ya que en contadas ocasiones no llegué a tomar ni una sola aspirina debido a que gozaba de buena salud. En fin, para adaptarme a la idea de iniciar el tratamiento y tomar pastillas de por vida, decidí verlo como esta simple práctica y pensé: —–Voy a pensar todos los días, que las pastillas son un par de zapatos que me tengo que poner, si quiero salir a la calle. – Así que tomé la decisión de ver las cosas desde una perspectiva positiva y aprender más de la enfermedad para estar en posibilidad de hacerle frente.

¡Manos a la obra!

Inspirada en el hecho de que fue muy difícil el proceso de conseguir un buen diagnóstico además de la tristeza de haber dejado la actividad que tanto disfrutaba, María Isabel puso manos a la obra y aplicó en sí misma por espacio de un año, las herramientas básicas de Coaching Cognitivo que utilizaba en sus sesiones con sus clientes a fin de observar si esto producía alguna mejora en su nueva vida con la enfermedad. Algunas de estas herramientas fueron:

  • Cómo identificar los impactos en el entorno por la disminución de actividades diarias,
  • Cómo aprender a alimentarse adecuadamente y ejercitarse,
  • Cómo lidiar con problemas de sueño, dolor, fatiga, depresión, ansiedad,
  • Como abordar los impactos emocionales de cada síntoma que antes no había,
  • Cómo evitar caer en el círculo vicioso del dolor y 
  • Cómo establecer objetivos y planes de acción concretos para trabajar sobre estos nuevos escenarios en su vida.

Apoyándose en investigaciones de organismos que se dedican al estudio de esta enfermedad, para María Isabel fue un trabajo arduo e interesante, con algunas recaídas -denominadas brotes de fibromialgia- que se presentaron durante el proceso de adaptación.

Este ejercicio fue muy importante porque arrojó resultados favorables en sí misma por tanto es cuando decide compartir su experiencia con otras personas a fin de apoyarles, orientarles y acompañarles a partir del diagnóstico mediante una estrategia bien definida.

Misión que transforma

Lo que inició como una actividad empática, se fue convirtiendo poco a poco en una misión. Fueron muchas horas de investigación las que dedicó para intentar comprender esta enfermedad y proponer una línea de apoyo para que las y los pacientes tuvieran una alternativa más para hacerle frente a este problema. Alentada por su médico, el Dr. Martínez-Lavín, el Dr. Luis Camargo y la Psic. María José Camargo hijo e hija respectivamente de María Isabel decidió seguir con esta actividad de apoyo debido a la creciente necesidad de conocimiento y comprensión sobre el síndrome en la sociedad mexicana.

En 2014 abre una comunidad de Facebook donde empieza a compartir novedades sobre el tema de fibromialgia. Después de un año crea el blog Supero Fibromialgia y en 2015 crea una WEB donde brindaba información y temas interés específico para personas con el padecimiento y sus familiares a través de llamadas en Skype gratuitas.

“Decidí abrir este espacio con el fin de contribuir con la sociedad de forma responsable en la investigación, divulgación y aporte de ideas sobre la Fibromialgia ya que aún es terreno fértil para la búsqueda de alternativas para la mejora de calidad de vida y ¿por qué no?  también contribuir con información de utilidad para la búsqueda de la cura definitiva… anhelo de muchas personas”. María Isabel Pérez

 

Follow by Email
Facebook
Facebook
Instagram
Pinterest
LinkedIn