La Fibromialgia es una condición prolongada que causa dolor en todo el cuerpo que afecta músculos y tejidos blandos. Los síntomas incluyen el incremento de la sensibilidad al dolor, fatiga, dolor muscular, dificultades para dormir, dolores de cabeza y síndrome de intestino irritable (IBS).

El tratamiento y los síntomas pueden ser aliviados con medicamentos, cambio de estilo de vida, terapia de conversación, terapia cognitivo conductual y manejo del estrés.

Diversas series internacionales proponen que la fibromialgia afecta del 0.5 al 5.8% de la población mundial (5-7), y que las
mujeres son el grupo más afectado (relación hombre: mujer es de 1:9)(4,8). Las edades de mayor impacto se encuentran en
un rango entre 25 y 50 años. En México durante la década de los 90 se estimó una prevalencia del 4.8% en el Hospital General de México(11). Otro estudio mexicano, con un seguimiento de tres años, señala que la intensidad del dolor en promedio (registrada con la escala visual análoga) es de 5.7; y en dicho manuscrito, se identifi ca a la obesidad, hipertensión arterial, depresión, dislipidemia e hipotiroidismo como las comorbilidades más frecuentemente observadas (12). Un reporte aún no publicado de la Clínica del Dolor del Hospital General de México sugiere que las enfermas reciben atención médica después de 26 meses del inicio de los síntomas y que el número de médicos visitados antes del diagnóstico es en promedio de 6.6.

http://www.medigraphic.com/pdfs/rma/cma-2016/cma161g.pdf