Biofeedback, uno de los tratamientos holistas para Fibromialgia

Publicado por Luis Mario Azpe Anaya en

Por lo general tenemos la creencia de que un tratamiento alternativo no tiene nada que ver con la medicina, o que no está basado en ella.

Sin embargo la mayoría de ellos están bajo premisas de la rama médica, combinadas con aspectos psicológicos, espirituales, etc., resultando en tratamientos integrales. En esta ocasión conoceremos el Biofeedback, uno de los tratamientos holistas para fibromialgia y dolor crónico más utilizados.

¿Qué es?

Se puede entender el biofeedback como un proceso en el que la persona aprende a controlar sus respuestas corporales sin control voluntario o mal reguladas.

Es decir; se ha encontrado que en la mayoría de las enfermedades crónicas y fibromialgia, existe un exceso de tensión muscular, por lo que podemos aprender a relajar nuestro cuerpo cuando necesitemos.

¿En qué se basa?

El enfoque con el que se utiliza es el condicionamiento operante, que se basa en tres pasos:

  1. Reforzamiento: se implementa un estímulo visual o sonoro cuando una conducta se realiza correctamente.
  2. Modelado: se realiza una nueva conducta progresivamente hasta ejecutarla correctamente.
  3. Generalización: la nueva conducta se realiza de manera independiente, sin necesidad de estímulos.

Movimiento

Existen diferentes maneras de trabajar con biofeedback, pero la más utilizada para fibromialgia y dolor crónico es con la electromiografía, que consiste en registrar y medir las respuestas eléctricas asociadas a las contracciones musculares.

El objetivo principal de este tratamiento es aumentar la capacidad de contraer los músculos y reforzar los que no estén funcionando bien.

En fibromialgia y dolor crónico se utiliza para reducir la contracción muscular y lograr relajación y disminución de estrés o tensión muscular.

¿Cómo se trabaja?

La manera de utilizar el biofeedback con electromiografía es muy sencilla:

  1. Se conectan electrodos en el paciente en el área que se desea trabajar (Los electrodos solo reciben información, por lo que no producen dolor).
  2. Se ajustan los electrodos para que al momento de contraer un músculo se produzca un estímulo sonoro o visual proporcional al movimiento.
  3. Después de algunas sesiones de entrenamiento, los estímulos se ajustan dependiendo lo que se quiera lograr.

 

¿Por qué se utiliza en fibromialgia?

La aplicación en fibromialgia está sustentada en tres hallazgos:

  1. Las personas con fibromialgia suelen tener dificultades para discriminar los niveles de contracción muscular.
  2. Las personas con fibromialgia presentan trastornos en la relajación muscular, manteniendo una actividad muscular elevada.
  3. Existe evidencia morfológica y química que sugiere una combinación de hiperactividad (niveles altos de contracción muscular) e hipoxia muscular (debido a las tensiones musculares duraderas no circula suficiente oxígeno al músculo).
¿En qué beneficia el biofeedback con electromiografía?

Se ha comprobado que la severidad del dolor y la reactividad en puntos de presión disminuyen considerablemente.

Se reduce la ansiedad y el impacto en la calidad de vida mejora tras el tratamiento. Sin embargo, aunque sí se reducen los síntomas de depresión, no son significativos los cambios.

Referencias:
Chapman, S. L. (1986). A review and clinical perspective on the use of EMG and thermal biofeed-back for chronic headaches. Pain, 27,1-43.
Sielski, Robert; Rief, Winfried; Glombiewski, Julia Anna. Efficacy of Biofeedback in Chronic back Pain: a Meta-Analysis. International
Society of Behavioral Medicine 2016 Górriz, Francisco. Efectos del biofeedback electromiográfico en el tratamiento de la fibromialgia. Tesis doctoral. Pamplona, Curso Académico 2002-2003

Follow by Email
Facebook
Facebook
Instagram
Pinterest
LinkedIn
A %d blogueros les gusta esto: